¿Qué es?

La miopía es un defecto de refracción ocular. Las imágenes se enfocan por delante de la retina, lo que provoca una visión borrosa en la mirada de lejos.

La miopía suele aparecer en la infancia (a partir de los 8-12 años) y evoluciona hasta los 20 años aproximadamente, edad en la que se estabiliza, aunque hay excepciones y en algunos casos pueden aumentar hasta la tercera década de la vida.

Hay un tipo de miopía que puede aparecer en los primeros meses de vida y ser de una cantidad importante (mayor de 7 dioptrías). En estos casos, el ojo tiene mayor tamaño de lo normal y si no se corrige rápidamente y en su totalidad con cristales correctores,puede provocar un retraso en el desarrollo psicológico del niño. La idea extendida de que no se puede prescribir todo el defecto refractivo al inicio es falsa ya que en los niños no hay ningún problema para prescribir toda la miopía.

¿Porque se produce?

En las miopías leves o moderadas se produce por un aumento de la curvatura corneal y en las miopías elevadas , por un aumento del tamaño del globo ocular.

¿Que síntomas provoca?

La queja más frecuente es la presencia de visión borrosa en la mirada de lejos con visión de cerca conservada.

Los niños se quejan de ver mal la pizarra , se acercan mucho a la lectura o se sientan muy cerca del televisor. Otro signo frecuente es el entrecerrar los ojos al mirar a lo lejos.

¿Se puede prevenir?

No hay forma de prevenir la aparición de miopía aunque las revisiones periódicas en edad infantil permiten detectarla en fases precoces.

¿Qué tratamiento tiene?

La miopía no se cura pero puede corregirse mediante el uso de cristales o lentes de contacto. En mi opinión pueden usarse las lentes de contacto a partir de los 12 años.

Las personas que quieren prescindir de la corrección óptica pueden beneficiarse de la cirugía refractiva.

Solamente en algunos casos muy concretos puede usarse la cirugía refractiva antes de que la miopía se haya estabilizado.

Se pueden usar varias técnicas quirúrgicas: láser excimer ( LASIK ) o cirugía intraocular (implante de lentes fáquicas, extracción de cristalino claro).

Para que la cirugía refractiva tenga éxito, es básico un buen diagnóstico y una correcta evaluación de cada paciente.